EXTREMO

¿Te parece EXTREMO no comer animales?

Yo te voy a decir lo que me parece EXTREMO a mi.

EXTREMO para mi es creerme dueño de todos los seres de una especie que no es la mía. EXTREMO me parece usar esos seres para todos mis antojos, para comérmelos, para vestirme, para divertirme, para experimentar en ellos todo lo que creo que puede llegar a hacerme mal a mi. EXTREMO me parece privar de libertad a seres que tienen ganas de correr, de jugar, de sentirse bien. EXTREMO me parece  matar todos los días sin culpa. EXTREMO para mi es ver en un ser con ojos, una cartera. EXTREMO es querer la piel de un animal arriba mío. EXTREMO privar a una mamá de su hijo. EXTREMO para mi es tener esclavas embarazadas una y otra vez, conectadas a máquinas y paradas todo el día solo para ´´necesidad´´ de un vaso de leche de algunos. EXTREMO me parece involucrar a otro ser cada vez que quiera comer algo. EXTREMO me parece el sistema antiempatía que fomentamos cada vez que elegimos comer animales. EXTREMO me parece favorecer a perros y gatos como si fueran nuestros hijos y matar sin vergüenza a millones de vacas y cerdos como si fueran nada. EXTREMO para mi es convertir un ser en una cosa. EXTREMO para mi es ser indiferente. EXTREMO es no darnos cuenta. EXTREMO es seguir insistiendo en la locura. EXTREMO es no llorar a millones de víctimas. EXTREMO es no poder parar de asesinar.Eso para mi es EXTREMO.

Ahora, de nuevo, te pregunto: ¿Por qué no sos vegano?

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Murió Volante

Qué vergüenza. Qué impotencia. Qué horror.

Qué vergüenza que estando en pleno siglo XXI, habiendo entendido la importancia de los derechos, habiendo recorrido tanto camino para liberar seres de crueles y enentendibles vidas, tengamos que seguir viviendo esto, tengamos que seguir viendo cómo ejecutan a un ser que tuvo la desgracias de nacer siendo toro. Que tuvo la desgracia de nacer en una nación en la cual siguen existiendo personas que no respetan la vida, que no respeta a la naturaleza, que son presas de sangrientas tradiciones y no ponen un poco de empeño en usar su inteligencia. Qué vergüenza que contemporáneos nuestros sigan insistiendo en ´´fiestas ´´ como estas, que siguen demostrando lo miserable del ser humano. Qué vergüenza ser de esta especie, que lo único que sabe es hacer mierda todo lo que está a su paso.

Qué impotencia. Qué impotencia que hayan planeado el día de la muerte de un animal y esperen ese día con alegría. Que lo hagan todos los años sin culpa, que busquen a un ser para divertirse haciéndolo sangrar, haciéndolo perderse, haciéndolo morir. Que sigamos siendo tan limitados para no poder frenar un acto tan cruel como este, que la justicia siempre llegue tarde, y mucho más tarde para los animales. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo vamos a ser asesinos de cada especie del planeta? ¿Esa va a ser nuestra marca en el mundo? ¿Hasta cuándo seres que no hicieron nada más que nacer van a ser castigados?

Qué horror! Tener que despertarte viendo cómo mataron a Volante. Como cumplieron su promesa gracias a la asquerosa tradición. Esa tradición, esa costumbre que nos vuelve estúpidos, que nos idiotiza la mente, que nos hace esclavos de nuestras acciones. Esa tradición que se lleva millones de vidas al año, esa tradición que promueve y promete el exterminio.

Perdón Volante, perdón a todos los animales, por hacerles todo lo que les estamos haciendo.

¿Hasta cuándo?

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

FIRMAS POR EL CIERRE DEL PARQUE FAUNÍSTICO (Provincia de San Juan)

Te pido que te tomes dos minutos para imprimir esta nota y poder firmarla y hacerla firmar por quienes puedan, no importa si es solo tu firma! (Para imprimir la nota hacé click en el siguiente enlacenota cierre faunistico )

Una vez que la tengas podés mandarla por correo (pedir dirección a paz_pelanda@hotmail.com o escribiendo un mensaje debajo) . Si sos de San Juan podés llevarla personalmente.

Gracias!!!

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Niños vegetarianos

Experiencias de padres vegetarianos

Testimonio de Minerva

“Somos Daniel y Minerva, vivimos en un rinconcito de la Sierra Madrileña y nos dedicamos a la docencia. Tenemos dos gatas, Nico y Duna, y una hija, Gaia, que está a punto de cumplir un año y que hasta ahora ha llevado una dieta vegana como la nuestra.



Puesto que Daniel y yo somos veganos desde hace años principalmente por motivos éticos, hemos considerado que lo más lógico y coherente para con la educación de nuestra hija es enseñarle nuestra escala de valores, a conciencia de que más adelante será ella misma quien decidirá seguirla o no. En este aspecto, no sentimos que estemos imponiéndole nada. Personalmente creo que sí se necesita tener ciertos conocimientos sobre nutrición para alimentar bien a un hijo sin cometer temeridades con consecuencias irreversibles, aunque no sólo en la dieta vegana, sino en cualquiera, pues cuántas veces no nos encontramos con niños omnívoros que presentan carencias o problemas nutricionales. Afortunadamente, organizaciones como la UVE facilitan esta información de forma completamente desinteresada y altruista, por lo que nos sentimos muy apoyados y agradecidos. Pienso que conviene ser sensato y asegurarse de que se está ofreciendo a los hijos y a uno mismo una alimentación que pueda cubrir todas las necesidades y considerar fuentes fiables de nutrientes de interés, como la vitamina B12.
 
A pesar de que nuestra pediatra no aprueba nuestra decisión porque no tiene conocimientos sobre el tema y no se siente capaz de asesorarnos, hemos tenido la suerte de conocer a Inés, pediatra vegetariana que nos ayuda muchísimo y que siempre aborda nuestras dudas desde un punto de vista completamente objetivo y profesional.
Gaia nació con un peso de 3,400 kg tras un embarazo estrictamente vegano y, hasta la fecha, su crecimiento ha sido normal y progresivo y no ha enfermado nunca. Sigue tomando pecho a demanda aunque su interés por los alimentos sólidos se está disparando últimamente. Entre sus preferencias: brócoli, macarrones con tomate y todo tipo de frutas.”
 MINERVA
……………………………………………………………………………………………………………………………….
Testimonio de Claudia
“Somos una familia formada por tres humanos y 5 felinos.
Nuestra niña, Daniela, nació el 18 de abril de 2011 y su padre y yo llevamos siendo veganos desde junio de 2010.
En cuanto nos enteramos del embarazo la primera pregunta que nos hicimos fue ¿y qué haremos con la alimentación? Recuerdo que íbamos en coche hacia casa y acordamos que nuestra niña sería vegana como nosotros y que en caso de que en un futuro hubiese algún tipo de problema con eso, podríamos darle huevos de gallinas “conocidas”. Nunca nos planteamos darle lácteos, ni mucho menos carne o pescado porque sabemos que no le hacen ninguna falta.Obviamente somos conscientes de que si en un futuro ella decide probar la carne (como si decide hacerse un tatuaje con un ancla que diga “amor de madre”) nosotros no podremos obligarla a no hacerlo, pero estamos convencidos de que una niña criada entre animales y a la que estamos inculcando el respeto por todos ellos desde pequeñita no tendrá ningún tipo de interés en comérselos, al igual que ningún niño “omnívoro” tiene interés en comer perritos o gatitos.Afortunadamente en esto, como en todas las cosas importantes en la vida, su padre y yo estamos en total sintonía (somos muy diferentes en otros aspectos, pero no en los que realmente importan) y la decisión “nació” naturalmente por parte de los dos. 
 
Tanto mi médico de familia, como la matrona y las ginecólogas que me vieron durante el embarazo sabían que yo era vegana y no pusieron ninguna pega. La matrona sólo me insistió que comiese suficientes frutos secos y legumbres, pero nada más. Yo sí le eché una pequeña bronca a ella por darme un folleto en el que explicaba que la convivencia de una embarazada y un gato podía ser “peligrosa” pero reconoció que era una información totalmente desfasada y absurda y se comprometió a revisarla.
 
Durante todo el embarazo estuve suplementándome con DHA y el suplemento típico que mandan a todas las embarazadas que lleva yodo, B12 y ácido fólico.
Si ya antes de quedarme embarazada siempre bromeaba con que había tenido que “hacer oposiciones a vegana” por el montón de artículos e información que me tuve que estudiar, con el embarazo muchísimo más. De ahí que cuidase con muchísimo mimo mi alimentación. Tanto, que de todas las chicas que acudíamos a las clases de Educación Maternal era yo, la vegana, la única que no tenía el hierro bajo. Aún se acuerda de eso mi médico de cabecera.
 
Daniela nació a las 36 semanas de gestación, por cesárea. Nos costó un mundo establecer la lactancia materna exclusiva, pero ya llevamos 16 meses ¡quién nos lo iba a decir, con el trabajo que nos costó! 
La peque empezó a intersarse por otros alimentos muy pronto: a los 5 meses se le salían los ojos de las órbitas cuando nos veía comer, pero la pobre aún ni se mantenía sentada.
Teníamos pensado seguir el método Baby Led Weaning para introducir la alimentación complementaria a Daniela, pero tuvimos que hacer una adaptación, ya que era demasiado pequeña para hacerlo por sí misma, así que lo que hicimos fue más bien un “nada de triturados” y en cuanto ella pudo mantenerse bien sentadita y “hacer la pinza” se daba una maña a comer increíble.
 
A partir de los 12 meses Daniela ya comía lo mismo que nosotros y hoy, con 16 meses que tiene, ya se cree demasiado mayor como para que su padre o yo intentemos darle la comida: os podéis imaginar la que se monta en casa si quiero poner de comer una sopa o un potaje de lentejas. Todo tiene que ser ella sola y aún no sabe usar la cuchara correctamente…en fin, gajes del oficio, nada que no solucione una ducha después de comer 🙂
El pediatra de Daniela supo desde los 4 meses que nuestra intención era que fuese vegana como nosotros y no sólo no nos puso ninguna pega sino que la miró con una gran sonrisa y vaticinó “esta niña va a vivir 120 años por lo menos”. Apoya nuestra decisión, siempre insistiendo en las legumbres y en la suplementación. Daniela toma a diario vitamina D, DHA y B12, todo en gotas. Lo cierto es que estamos encantados con el pediatra que nos ha tocado. 
 
Mi niña sólo ha estado malita una vez en 16 meses, un pequeño resfriado unos días depués de celebrar su primer cumpleaños. No va a la guardería y espero que no tenga que hacerlo hasta dentro de mucho. Ya tendrá tiempo a lo largo de su vida para estar con desconocidos, para horarios estrictos y madrugones. Ahora está con papá por las mañanas y con mamá por las tardes. Le encanta jugar con los gatos y con sus primos, ir a la playa, la música y hacer el gamberro. Es una niña querida, sana y completamente feliz.
 
Nadie directamente, ni por parte de la familia ni por parte de los amigos nos ha dicho nada negativo en cuanto a nuestra decisión. Algún comentario sin importancia y sin mala intención sí que ha habido, pero tenemos claro que no estamos “imponiendo” nada a nuestra hija, o puede que sí lo hagamos, pero exactamente igual que otros padres crían a sus hijos “imponiéndoles” sus valores, su visión de la vida, su religión, pendientes en las orejas…si en esos casos hablamos de imposición, pues sí, criaremos a nuestra hija “imponiéndole” nuestros valores: el respeto por los animales, la defensa de la igualdad, la empatía, la sensibilidad, la responsabilidad y el rechazo a la violencia, las desigualdades y cualquier tipo de discriminación.”
CLAUDIA
……………………………………………………………………………………………………………………………..
Imagen | Publicado el por | 1 Comentario

El veganismo es saludable

El veganismo es saludable

No debemos tener ningún reparo a la hora de dar el paso a un modo de vida vegano, pues lo que para ellos significa su vida, para nosotr@s no supone más que abandonar ciertos hábitos.

El motivo por el que se puede decir esto último es que podemos vivir perfectamente sin explotar a los animales. Resulta obvio que abandonar el uso de animales no hay ningún problema en ámbitos como el entretenimiento. Y tampoco en el modo en el que nos vestimos deberíamos tener la más mínima objeción, pues cada día es más fácil encontrar todo tipo de prendas y calzado confeccionado con tejidos vegetales o sintéticos. No obstante, alguna gente se pregunta si el abandono del consumo de animales como comida puede resultar perjudicial de algún modo. Tales miedos, sin embargo, son infundados.

El veganismo ha sido defendido al menos desde principios del siglo XIX, y desde 1944 existen asociaciones veganas. Ya han nacido y vivido, pues, varias generaciones de veganos y veganas, que han gozado de buena salud. Esto debería ser, a estas alturas, una evidencia más que de sobra para concluir que el veganismo es una opción ética perfectamente sana.

Pero existen además otras evidencias, de tipo científico, que muestran que esto es así. La organización de dietistas más importante del mundo, la Asociación Estadounidense de Dietética (ADA, en sus siglas en lengua inglesa) lleva insistiendo ya desde 1980 que la idea de que el veganismo no resulta sana carece de fundamento. Lo ha hecho en una serie de informes que constituyen la fuente más fiable que podemos encontrar acerca de esta cuestión, en los que ha indicado explícitametne que las dietas veganas son saludables y nutricionalmentes adecuadas.

Tras su primer informe en 1980, esta prestigiosa organización de dietistas ha continuado estudiando el tema y aportando, con el paso de los años, más y más evidencias de que el veganismo es perfectamente saludable. En su último informe, de 2009, ha indicado de nuevo, con total claridad, que estas dietas “son apropiadas durante todas las etapas del ciclo vital, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, niñez y adolescencia, y para atletas”.
Una condición para esto, claro está, es que nuestra dieta esté bien equilibrada. Pero ello tendría que suceder igualmente en cualquier tipo de dieta. Por supuesto, es posible seguir una dieta vegana y no disfrutar de buena salud si esta no se lleva adelante adecuadamente, lo mismo que sucede con cualquier clase de dieta. Si solamente comemos dulces nuestra alimentación no estará equilibrada, pero ocurrirá independientemente de que sigamos o no un modo de vida vegano.

Existe, por otra parte, una controversia sobre si l@s vegan@s debemos consumir suplementos de vitamina B12. No termina de estar claro de forma concluyente si es así; en cualquier caso, podemos tomar tales suplementos sin mayor problema. Muchos alimentos veganos hoy en día vienen enriquecidos, además, en este nutriente.

Es importante tener en cuenta que cuando se indica que el veganismo es perfectamente saludable no se hace porque el motivo para ser vegan@ sea que ello sea positivo para la salud, sino porque no es negativo para ella. La ADA ha indicado, además de lo dicho arriba, que las dietas vegana “pueden aportar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades”. Esto es relevante para esta asociación de dietistas porque su interés es la salud. Sin embargo, para no consumir animales hay un motivo básico que es el que constituyen las razones de carácter ético que puedes consultar en la sección “¿Por qué vegan@?”, basadas en el respeto a los animales y la oposición a su discriminación. Si hemos de tener en cuenta que el veganismo es saludable no es porque debamos ser vegan@s por salud, sino porque no cabe apelar a la salud para no ser vegan@.

El posicionamiento de la Asociación Estadounidense de Dietistas ha sido respaldado con posterioridad por otras asociaciones de especialistas de la dietética de distintos países, entre ellas la AEDN, la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas. Esta suscribió el posicionamiento de la ADA en el congreso de 2006, publicándose tal respaldo en la revista de medicina e investigación La Gaceta Médica.

Debemos tener en cuenta que ni la ADA ni la AEDN son organizaciones que tengan relación alguna con la defensa de los animales. De hecho, resulta más bien al contrario, pues son asociaciones que no tiene tampoco ningún problema en aceptar el uso de animales como comida. Si organizaciones como estas, que no tienen simpatías por el respeto a los animales han hecho público un posicionamiento de este tipo, ello se debe únicamente a que ello es lo que resulta científicamente riguroso.

Craig, Winston J. & Mangels, Ann Reed, “Position of the American Dietetic Association: Vegetarian Diets,” Journal of the American Dietetic Association, 109 (7), 2009, 1266-82.
Ibid.
Ibid.
La Gaceta Médica, 175, octubre 2006, 20.

Fuente: veganismo.org
http://veganismo.org/el-veganismo-es-saludable.php

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

¿Por qué ser vegano?

Los motivos para hacerse vegano son de índole ética. Es la ética la que nos impulsa a optar por un estilo de vida justo con los demás. Un estilo de vida que voluntariamente rechaza formar parte de la cadena que perpetúa y legitima el sufrimiento y la muerte de los animales para satisfacer nuestros hábitos de alimentación y de consumo en general.

El veganismo es una apuesta por una vida que siga la máxima del respeto hacia los demás, sean de la especie que sean, no sólo de la especie humana. Poner en práctica el respeto adoptando un estilo de vida vegano es la manera en que hacemos visible a l@s demás que es injustificable explotar a los animales, y que es viable vivir sin hacerlo.

Nos hacemos veganos y veganas para rechazar la discriminación ancestral a la que el ser humano ha condenado al resto de animales. Porque el hecho de que esta discriminación exista desde siempre no la legitima. Como cualquier otra injusticia no es legitimada por el hecho de que haya existido durante mucho tiempo.

Si los animales te importan lo justo es que los tengas en cuenta. Pero tenerlos en cuenta no puede quedarse a medias. No hablamos de que ellos importen “pero menos”. Los animales son seres capaces de sentir el dolor y de buscar vivir sus vidas tal y como necesiten vivirlas. Como todos nosotr@s. Esto es lo único que nos debe importar a la hora de decidir si alguien importa o no. Poner en práctica ese respeto significa en la práctica adoptar el veganismo como estilo de vida.

Ser vegano o vegana está en manos de tod@s y cada un@ de nosotr@s. Es una decisión ética guiada por la justicia. Porque es justo dejar de formar parte de aquello que hace sufrir a l@s demás.

El veganismo no es un estilo de vida “extremista”. El veganismo otorga coherencia a nuestros valores morales.

Adoptamos un estilo de vida vegano porque rechazamos causar sufrimiento a los animales por el hecho de no ser de nuestra especie. Sabemos que sus vidas son tan importantes para ellos como la nuestra lo es para nosotros, y decidimos respetarlos. Respetarlos significa ejercer nuestro poder como consumidores no comprando productos provenientes de su explotación.

 

Fuente: Veganismo.org

http://veganismo.org/porque-ser-vegano.php

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

¿Qué es el veganismo?

Dibujo

El veganismo es un estilo de vida en el que, guiados por la ética, rechazamos consumir productos de origen animal. No sólo en la alimentación (pues entonces hablaríamos de “vegetarianismo”), sino también en la ropa que compramos, los productos de higiene y limpieza o cualquier otro producto que contenga ingredientes de origen animal o haya sido testado en animales.

El veganismo es la puesta en práctica del respeto hacia todos los animales en nuestras decisiones como consumidores. Decisiones que pueden conllevar el sufrimiento y la muerte de millones de animales en granjas, mataderos, laboratorios de experimentación, redes de pesca, plazas de toros, espectáculos con animales y tantos otros ámbitos de la vida en el que los animales son explotados desde el día que nacen hasta su muerte. No participar en ninguna de estas maneras de generar sufrimiento está en nuestras manos adoptando un estilo de vida vegano.

El veganismo es un estilo de vida que nos convierte en consumidores conscientes y críticos con el mundo que nos rodea. Un estilo de vida ético que asume la responsabilidad de que los animales importan y tienen derechos que no podemos pasar por alto.

El ser humano ha relegado a los demás animales a la categoría de “cosas” de las que obtener comida, vestimenta, diversión, medicinas a través de experimentos en ellos.

Pero esta situación genera la mayor injusticia de las que el ser humano es responsable. Miles de millones de animales vienen al mundo anualmente exclusivamente para ser consumidos. Sus necesidades y sus derechos son literalmente pisoteados o, en todo caso, tenidos en cuenta de manera tibia para calmar la conciencia de nosotros los consumidores.

El veganismo es una alternativa saludable nutricionalmente y moralmente justa al actual estilo de vida que prolifera en nuestra sociedad. Un estilo de vida que no tiene en cuenta el sufrimiento de nuestros compañeros de planeta los animales. Podemos adoptar un estilo de vida vegano como ya demuestra cada vez más personas. Si podemos hacerlo y con ello evitar el nacimiento de animales que sólo vendrán al mundo para sufrir desde el día de su nacimiento, ¿por qué no hacerlo?

Fuente: Veganismo.org
http://veganismo.org/que-es-el-veganismo.php

Imagen | Publicado el por | 2 comentarios